Se ha producido un error en este gadget.

TU SILENCIO


Llamé a tu puerta, después de mi noche incierta,
después de haberme pasado todo el otoño,
junto al portal de tu casa,
dime por favor, responde.
¿Qué te pasa?
Sabes que te aprecio tanto,
pero a ti, no te conmueve ni mi pesar ni mi llanto.
Mírame, date cuenta, como mendigo un poco de tu amor,
sabes que te admiro, sólo dame un poco de calor.
Yo no sé que piensas sobre mí,
pero desde el primer día en que te vi,
mi corazón cambió de dueño,
es que ahora no late mas para mí,
sólo se la pasa que suspira y suspira, mientras late por ti.
Fría, serena te quedas callada,
como puedes dejar que aquel amor,
empapado de sonrisas, de alegrías,
se muera tras la noche y el día.
¿Por qué? responde ¿Por qué callas?,
¿Por qué desvías tu mirada?,
déjame mirarte a los ojos, dime por que lloras,
¿Por qué te aferras a mis manos?,
me muero si no grito al viento cuanto te amo.
Mi vida, ya no vale nada,
se fue tu amor se fue de mi tu mirada,
cuantas veces nos amamos sin decir palabras,
¡¡Ah!! que tiempos aquellos
donde amarme para ti era lo más bello,
ya no te aferres a mis manos,
déjame marcharme junto al otoño
déjame, quiero enredarme junto al polvo,
porque polvo soy nada más sin tu amor,
déjame que me marche y que se de prisa el mas crudo invierno,
quiero morir, quiero morir a pausa pausadamente,
por cada célula congelada, un recuerdo tuyo ya no valdrá nada
ahógate en tu silencio,
pues para mí que tú ya no me recordaras pasado unos días,
pero cuando llegue el invierno y toque tu ventana
sabrás que alguien afuera te extraña,
después bajarás tu mirada y no escucharás nada,
nada mas que el tronar de mis huesos,
porque amor… porque amor tú querías eso…
© Junio 2008, Autor: Alexander 

Translate